Disculpas anticipadas

Perdón por escribir pensando en ti. Perdón por creer que podríamos olvidarlo todo y hacer como si nada. Perdón también por pensar que esto –sea lo que sea– se cura.

Disculpas anticipadas por dedicarte mis domingos, mis más sentidos arrepentimientos por idealizarte y convertirte en algo mucho mejor en mi memoria. Lo siento si de alguna manera acabé siendo una parte inevitable en tu vida.  Nada de eso fue a propósito.

A mí también me cuesta entender por qué no me deshago de tu recuerdo por más que pase el tiempo, por qué me ofusco en volver una y otra vez a esos encuentros cada día más borrosos. Ni siquiera aplica ya esa tontería de que el dolor me hace sentir más vivo. Ya no.

Tú ahora tienes hijos, felicidad y por fin decidiste tintarte el pelo.

Yo sigo aquí, haciéndome mayor, en una ciudad que duerme mientras yo me comprendo.

Pero no me quiero despistar, yo solo quería pedirte perdón.

Perdón por escribir pensando en ti, aunque todavía no te conozca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s